Tratamientos Reductores

Los masajes reductivos tienen como finalidad el adelgazamiento total o parcial de cualquier parte del cuerpo que presente exceso de adiposidad. Se realiza el masaje manual acompañado de fisioterapia en la zona a tratar, estas maniobras ayudan a modelar, drenar y disolver la adiposidad. Beneficios:

  • Inhibir la formación de lípidos
  • Activar la eliminación de lípidos
  • Mejora el metabolismo
  • Mejora la circulación
  • Reduce el volumen corporal

Recomendaciones: Se recomienda seguir una alimentación sana, beber de 2 litros de agua al día, preocuparse de tener una buena digestión.

Tratamientos Reafirmantes

Este tratamiento esta destinado a recuperar la elasticidad y tonicidad de la piel. Su sesión consiste en realizar un masaje reafirmante el cual con sus maniobras facilita la eliminación de líquido toxinas, además de aumentar la irrigación sanguínea. Beneficios:

  • Mejora el retorno venoso
  • Favorece la eliminación de residuos y tóxinas
  • Mejora la circulación
  • Reafirmante

Recomendaciones: Se recomienda seguir una alimentación sana, beber de 2 litros de agua al día, preocuparse de tener una buena digestión.

Drenaje Linfático

El drenaje linfático consiste en maniobras muy suaves que se efectúan en la piel. Este masaje ayuda a corregir deficiencias de los sistemas circulatorio, sanguíneo y linfático; de ésta forma la reacción causada por los masajes se traducirá en estímulos para dichos sistemas. Se recomienda para personas con problemas de retención de líquidos, piernas cansadas, mujeres embarazadas, celulitis, personas cansadas o estresadas. Beneficios:

  • Activar la circulación
  • Provoca efectos inmunológicos
  • Activa sistemas de defensa
  • Elimina líquidos y toxinas
  • Relaja.

Se recomienda beber agua. Si hay hinchazón en piernas, alternar chorros de agua fría en la ducha y descanzar las piernas en alto. Caminar, disminuir sal, bebidas gaseosas, evitar comida chatarra, complementar con un gel o crema para piernas cansadas.

Pre y post cirugía plástica.

Como su nombre lo dice, se recomienda el drenaje linfático antes o luego de una intervención quirúrgica siempre y cuando el médico cirujano lo recomiende. Si su post operatorio lo indica, se complementa el masaje manual con el ultrasonido. De esta manera podrá evitar la formación de nódulos grasos, inflamaciones y seromas.